Trípodes exóticos

   

Actualmente, la gran mayoría de los fotógrafos de la naturaleza elige sus trípodes de aluminio o de carbono entre la extensa gama de Manfrotto o de Gitzo, pertenecientes hoy en día al mismo grupo empresarial.

   

Sin embargo hay otras alternativas con singularidades específicas. En relación al material de construcción, entre los fotógrafos de gran formato siguen existiendo apasionados de los trípodes de madera (como los Ries o Berlebach), de los que aprecian especialmente su capacidad para absorber vibraciones y la ligereza de los modelos grandes en comparación a sus equivalentes en aluminio. Sin embargo, para aplicaciones generales no parecen una buena elección, superados por el alumino y el carbono.

   

Con respecto al diseño, los trípodes Benbo (y sus réplicas Uni-Loc) presentan una estructura y manejo totalmente singulares. Estos trípodes cuentan con patas de sólo dos secciones, situándose la más gruesa en contacto con el suelo, al revés de lo que ocurre con la mayoría. Esto tiene una ventaja y un inconveniente. Cuando se coloca el trípode en suelo arenoso, barro o en el mar, estos elementos van a ensuciar las juntas de las secciones en un trípode convencional, bien al situarlo en posición o bien al plegar los tramos. Sin embargo en el Benbo es la sección superior la que se introduce en la inferior, evitando este problema. El inconveniente, no muy grave, estriba en que son las secciones de diámetros menores los que forman la cruz con la columna central. Hace años Gitzo ofrecía los modelos safari con esta construcción, pero no en la actualidad.

   

Otra singularidad es el modo de bloquear la columna central. Al accionar una palanca situada en la cruz, se bloquea tanto la inclinación de las patas como la de la columna central. De este modo, patas y columna se pueden colocar en cualquier posición siendo, por tanto, el trípode más versátil y haciéndolo especialmente útil en macrofotografía. Aunque muchos fotógrafos descartan este aparatoso y pesado trípode porque ese mecanismo se les hace farragoso, lo cierto es que los fotógrafos británicos son unos apasionados de esta marca -fabricada por el también británico Paterson Group-.

   

La gama Manfrotto

Los trípodes Manfrotto siempre han gozado de mucha popularidad tanto en Europa como en los EE.UU., pero es necesaria una aclaración. Hace años, en Norteamérica su espacio lo ocupaban los trípodes Bogen, desconocidos aquí. Sin embargo, una vez puestos en contacto con dicha casa, vimos desvelada la razón: Bogen tan sólo ponía una etiqueta a los trípodes fabricados por Manfrotto, cambiando también la numeración de los modelos (puede consultarse la equivalencia de códigos en Manfrotto USA o en Harry's Pro Shop, o bien comparar los catálogos de Manfrotto y Bogen disponibles en formato PDF). Hoy en día, libros y revistas americanas ya nombran directamente la casa italiana.

   

En la extensa oferta de trípodes y accesorios de estudio Manfrotto (importados en España por Cimat Foto), nos fijaremos tan sólo en las dos gamas de mayor utilidad para el fotógrafo de la naturaleza. Estas gamas vienen determinadas por el diámetro de la sección más gruesa de las patas: la 190 de 27 mm y la 055 de 29,5 mm, abarcando la primera los más ligeros y pequeños, y la segunda trípodes profesionales de gran éxito comercial.

   

Hace años la serie 190 consistía en sólo dos modelos: el 190 y el 190B, que se diferenciaban únicamente en el color. El primero poseía el color metálico del aluminio desnudo, mientras el segundo estaba pintado en negro (B de black). Siempre se han preferido los colores oscuros y la ausencia de brillos en los trípodes destinados a fotografía de la naturaleza, ya que los brillos pueden asustar a la fauna o provocar reflejos indeseados en el motivo.

   

Con una altura máxima discreta (145 mm), tres secciones, compacto y de peso razonable, he utilizado satisfactoriamente un 190B durante muchos años. Actualmente, hay versiones con pequeñas variantes, como el nature, con color verde y almohadillas en las secciones superiores, manifestación del interés del fabricante por los fotógrafos de campo. También han variado los bloqueos de las patas, que si antes eran mediante palomillas, ahora son de palanca -con excepción del 190D-, pues siempre es más rápido mover una palanca que atornillar una palomilla.

   

La gama 055 es similar a la 190 y también dispone de una version nature, pero de mayor robustez y siempre estuvieron dotados de cierres de palanca. Los modelos originales 055 y 055B, diferenciados sólo por el color, dieron paso al 055C y 055CB. Personalmente creo que esta evolución fue negativa. La columna central del 055 era de un solo tramo, pero existía la posibilidad de dividirla en dos secciones en cualquier momento mediante una llave allen incorporada. De este modo se disponía de una columna larga que le dotaba de una buena altura máxima y, cuando era necesario tomar una imagen a ras de suelo, se podía acortar rápidamente para que no tropezara en el terreno. Este sistema fue sustituido en el 055C por una columna central telescópica, en principio más cómoda, pero a la postre menos robusta. Conscientes de esta debilidad, actualmente vuelven a disponer de una columna central no telescópica. Para solventar las tomas a baja altura, adjuntan un adaptador que substituye totalmente a la columna central. Esta pieza va incorporada en la parte inferior de la columna y se desatornilla manualmente cuando es preciso utilizarla.